Opciones de Crédito
Descubre las opciones de créditos para comprar tu vehículo

  

Opciones para comprar tu vehículo


Conoce detalles para la compra de un vehículo nuevo, semi-nuevo o usado

Para adquirir un vehículo nuevo o usado puedes pagar en efectivo o financiar esta compra a través de un crédito, el cual es un sistema de amortización (plan de pagos) en donde pagarás cuotas que incluyen capital e intereses por un plazo determinado.

Podrás acceder a diferentes modalidades de pago o tipos de planes que tienen condiciones de plazo (tiempo) y tasa de interés. Podrás encontrar planes con amortización mensual, periodos de gracia y cuotas extras.

También podrás incluir la financiación de seguros, productos adicionales, accesorios, gastos de matrícula (vehículo nuevo), gastos de traspaso (vehículo usado). Esto te permitirá mejorar tu flujo de caja ya que no tendrás que buscar dinero en fuentes externos para tener tu vehículo con las mejores condiciones.

 

Conoce detalles para la compra de un camión, un bus o un taxi

Para adquirir un bus, camión o taxi puedes pagar en efectivo o financiar esta compra a través de un crédito. No importa si el vehículo es para ti o tu empresa, lo importante es que este vehículo nuevo se use para el desarrollo de la actividad económica.

Las oportunidades de financiación, planes y amortización son iguales para vehículos nuevos, semi-nuevo o usado.

También podrás incluir en la financiación del crédito la carrocería y la financiación de otros productos tales como seguros, accesorios, gastos de matrícula, entre otros (excepto cupo para taxi). 

  

Opciones de planes o modalidades de pago para tu crédito


1. Plan con cuotas mensuales

Al financiar tu vehículo a través del crédito, pagas cuotas de manera mensual y te dan la opción de aportar una cuota inicial (aporte de ahorros por adelantado). Es decir, que si obtuviste un crédito, por ejemplo con plazo a 36 meses, pagarás cuotas durante 36 meses. La cuota mensual estará compuesta por capital e intereses, los cuales aplicarán desde el momento del desembolso.  

2. Plan con periodo de gracia

Este plan es aquel que te da la posibilidad de tener un periodo de gracia para el pago de tu primera cuota. El periodo de gracia dependerá del tipo de plan de financiación, el perfil del cliente, el ofrecimiento de la entidad financiera, entre otros. Durante el periodo de gracia no deberás pagar una cuota mensual para el crédito del vehículo; ¡Importante! no significa que no se generen intereses durante ese tiempo, ya que para este tipo de plan los intereses se generan desde el momento del desembolso.

La suma del total de los intereses del periodo de gracia se divide en el plazo restante y se adiciona a la cuota mensual de tu crédito. Estos intereses no son capitalizables, es decir, no se generarán intereses sobre intereses.

Una vez finalizando tu periodo de gracia, deberás realizar pagos mensuales por el valor indicado. 

3. Plan con cuota residual

Este plan te permite acceder a cuotas mensuales más bajas durante el plazo de tu crédito. Este plan de financiación se compone de una cuota inicial, cuotas mensuales y una cuota residual. La cuota inicial es aquella que debes pagar al momento de adquirir tu vehículo, mientras que la cuota residual es una porción del valor del vehículo que deberás pagar en la última cuota al final del plazo.  Por ejemplo tu plan de financiación es a 60 meses, tu cuota residual corresponde al 30% del valor del vehículo y deberás pagarlo en la cuota 60 junto con el valor de la cuota mensual para ese mes.

Los intereses se generan a partir del desembolso por el valor total del crédito incluyendo la cuota residual. Es decir, si tu cuota inicial es de 20%, se generarán intereses por el 80% restante, dejando para tu última cuota el valor correspondiente al 30% del precio del vehículo. 

  

Elige el crédito que mejor se adapte a ti


Evalúa tus necesidades

Antes de iniciar tu proceso de financiación a través del crédito debes entender cuáles son las necesidades que te llevaron a optar por una financiación. Puedes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿El vehículo se ajusta a mis necesidades de transporte?
  • ¿El dinero lo necesito para cubrir una necesidad, lujo o alcanzar una meta, o lo necesito para que mi negocio sea más productivo?
  • ¿Tengo el dinero suficiente cada mes para cubrir el pago de las cuotas del crédito?
  • ¿Qué tan rápido necesito disponer de ese dinero?
  • ¿Qué gastos extra tendré: pago de un seguro de vida o registro de garantías mobiliarias, etc.?

Revisa tu presupuesto y conoce tu experiencia crediticia

Evalúa cómo ha sido tu comportamiento crediticio con otras entidades en el pasado y establece si en algún momento has presentado inconvenientes que afecten el pago de la deuda. En ese caso, prepara todos los soportes necesarios que demuestren estar al día con tus obligaciones en mora, si las tienes.

Si quieres saber sobre presupuesto personal, revisa la sección “Haz Cuentas” que hemos preparado para ti.  

Solicita un crédito y estrena tu vehículo

Una vez hayas decidido qué vehículo se ajusta a tus necesidades, es momento de solicitar un crédito basado en tu presupuesto. Es importante que evalúes características como:

  • Tipo de tasa (variable o fija)
  • Cuotas mensuales que se ajusten a tu flujo de caja
  • Productos extra que se pueden financiar
  • Facilidades de medios de pago, entre otros. 

Es importante que conozcas la cuota mensual total que pagarás.  

Al momento de firmar enfócate en leer cuidadosamente cada documento, de comprender cada punto, concepto y acuerdo de pago. Cuando ya tengas el crédito vela por hacer tus pagos a tiempo, la mayoría de entidades cuentan con debito automático.